5 plantas medicinales para el sistema inmune

Nuestra salud física y mental es el resultado de un equilibrio de muchos factores. Por eso, a la hora de fortalecer tu sistema inmune, los expertos recomiendan una serie de acciones, desde cuidar tu alimentación hasta hacer ejercicio y reducir el estrés.

Consumir determinadas plantas medicinales así como determinados alimentos es una de las medidas que podemos tomar en nuestro día a día para prevenir la fatiga y otros síntomas relacionados con la disminución de la inmunidad estacional.

Plantas medicinales y productos de temporada: aliados de nuestra salud

¿Por qué los alimentos de temporada y las plantas medicinales pueden ser aliados para mejorar la protección? Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), las vitaminas y otros oligoelementos contenidos en estos alimentos contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunológico. Otros estudios muestran que las personas desnutridas son más susceptibles a infecciones y enfermedades debido a la falta de estos nutrientes.

Aunque es poco probable que una persona con un estilo de vida saludable sufra deficiencias de vitaminas y minerales, en algunos casos sus mecanismos de defensa pueden ser más vulnerables a virus y bacterias. La media estación suele ser un momento crítico para nuestro sistema inmune porque es cuando tendemos a experimentar la mayor cantidad de cambios.

El estrés es otro factor que puede afectar el funcionamiento de nuestros mecanismos de defensa. También hay hábitos como fumar y beber alcohol que contribuyen a debilitar nuestro sistema inmune.

5 plantas que fortalecen el sistema inmune

En cualquier caso, cuidar nuestra alimentación, una adecuada actividad física y el descanso son recomendaciones que nos ayudarán a mantenernos en forma, pero también podemos beneficiarnos de las propiedades de algunas plantas medicinales:

Equinácea

Es quizás una de las hierbas más utilizadas en tratamientos naturales para el resfriado y la gripe. Experimentos in vitro e in vivo han demostrado que el extracto de raíz de Equinácea tiene efectos inmunomoduladores (estimula o inhibe el sistema inmune).

Tomillo

Es rico en flavonoides y taninos, que mejoran la inmunidad, y en aceites esenciales con propiedades bactericidas.
Usar tomillo en la cocina es una muy buena idea, no sólo para aumentar la inmunidad sino también para mejorar la digestión.

Escaramujo

En primer lugar, contiene vitamina C y flavonoides, importantes antioxidantes que potencian nuestra inmunidad y ayudan a prevenir gripes y resfriados.

Ajo

Es un gran aliado de la salud y no debe faltar en nuestra cocina. Es conocido por sus propiedades cardioprotectoras y antioxidantes. Además, según datos recopilados por la Cooperativa científica europea de medicamentos herbarios (ESCOP), el extracto de ajo ha demostrado efectos antivirales.

Espino amarillo

El fruto de esta planta se ha utilizado tradicionalmente como agente medicinal y antiinflamatorio a nivel local.

Algunas de estas plantas, como el tomillo y el ajo, son fáciles de encontrar en el supermercado y pueden utilizarse como ingredientes de nuestros platos si no existen contraindicaciones médicas.

En muchos productos naturales que estimulan el sistema inmune que se venden en farmacias y tiendas naturistas, también encontrará uno o más extractos de estas cinco hierbas.

¿Tiene sentido tomar suplementos para aumentar nuestra inmunidad?

Una dieta equilibrada es el punto de partida para cuidar nuestro sistema inmunológico. Por tanto, la debilidad del organismo no irá asociada a carencias de vitaminas y minerales si seguimos una dieta sana y variada. En este sentido, tomar más vitaminas y otros principios activos que estimulen el sistema inmunológico es beneficioso sólo cuando nos faltan estos nutrientes.

En cualquier caso, ante la deficiencia de vitaminas u otros nutrientes, estos complementos en ningún caso deben sustituir el tratamiento prescrito por el médico.

Sin embargo, en determinados momentos, el cuerpo puede ser más susceptible a ataques externos de virus y bacterias debido al estrés o al cansancio. Llegado este punto, puede ser una buena idea añadir algunos suplementos a tu dieta. En cualquier caso lo mejor será que tu médico te lo recomiende.

Del mismo modo, si experimentas síntomas como fatiga, herpes, caída del cabello o dolor muscular, que pueden estar relacionados con un sistema inmunológico debilitado, debes consultar a tu médico para obtener tratamiento adicional, pruebas adecuadas y recomendaciones de tratamiento específicas.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.elsevier.es

Recibir Notificaciones OK No gracias