Cómo lograr la seguridad alimentaria en África

Los sistemas alimentarios mundiales se han visto golpeados por crisis superpuestas en los últimos años. Entre estos, los más importantes son la pandemia de COVID-19, la guerra ruso-ucraniana y los fenómenos meteorológicos extremos resultantes del cambio climático. Estos han resultado en migración forzada, pérdida de empleo, estrés climático, pérdida de biodiversidad, inestabilidad económica y un creciente deterioro de la seguridad alimentaria.

En África, que alberga a 1500 millones de personas, estas perturbaciones y factores estresantes han frenado, o incluso revertido, décadas de progreso en la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición. Por ejemplo,  37 millones de personas en el Gran Cuerno de África enfrentan hambre aguda en una de las peores sequías de la región en décadas.

Estas múltiples crisis han obligado al mundo a reconocer que mejorar la nutrición y la seguridad alimentaria requiere sistemas alimentarios nacionales y mundiales más resilientes. Los sistemas alimentarios son la suma de actores e interacciones a lo largo de la cadena de valor de los alimentos, desde el suministro y la producción de insumos hasta el transporte, el procesamiento, la venta al por menor, la venta al por mayor, la preparación, el consumo y la eliminación.

Tal como se establece en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS2), el viaje hacia la seguridad alimentaria y nutricional para África tiene un destino claro: el hambre cero. El objetivo es garantizar el acceso a alimentos seguros, nutritivos y suficientes para todas las personas para 2030.

El informe sobre la seguridad alimentaria en África

El Informe sobre el estado de la agricultura en África , lanzado recientemente,  examina el progreso del continente hacia la seguridad alimentaria y nutricional.

Coeditamos el informe, que tiene seis temas clave. Traza una hoja de ruta para llegar a la meta más rápido mientras se adapta a un entorno cambiante. Nuestro informe coincidió con el Día Mundial de la Alimentación 2022, cuyo lema es  alimentos más seguros, mejor salud .

Sin un cambio transformador como la Revolución Verde Asiática , los sistemas alimentarios africanos seguirán impidiendo el desarrollo humano. También seguirán dependiendo demasiado de las importaciones de alimentos. Sin un fuerte impulso hacia las prácticas agrícolas sostenibles, los sistemas alimentarios del continente empeorarán la destrucción ambiental.

Se necesita una acción urgente para anticipar las megatendencias, reunir la voluntad política, movilizar inversiones y fortalecer la capacidad.

Cinco formas de transformar los sistemas alimentarios africanos:

La necesidad de una verdadera contabilidad de costes

Los profesionales del desarrollo que trabajan en África necesitan  una verdadera contabilidad de costos para nuestros sistemas alimentarios. Debe considerar explícitamente todos los resultados ambientales, sociales y de salud humana asociados con la forma en que se organizan los sistemas alimentarios. Por ejemplo, el 74 % del crecimiento de la producción agrícola en el África subsahariana desde 2000 se ha logrado a través de la expansión del área y solo el 26 % a partir del aumento de los rendimientos.

Esto está lejos de ser ideal. La dependencia de la expansión del área ha convertido bosques y pastizales en tierras de cultivo a gran escala. El resultado ha sido un daño sustancial a la reserva de recursos naturales y servicios ecosistémicos de la región.

Un verdadero marco de contabilidad de costos establece los costos de este enfoque. Conduciría al reconocimiento de que la innovación técnica es importante para mejorar los rendimientos en las tierras agrícolas existentes. Mostraría que este es un enfoque más sostenible para el crecimiento de la producción, una mejor salud y una mejor nutrición.

Anticiparse a las megatendencias

Los gobiernos africanos deben estar preparados para las grandes tendencias demográficas, económicas, ambientales y sociales que dan forma a los sistemas alimentarios del continente. Éstos incluyen:

  • rápido crecimiento de la población, escasez de tierras asociada y aumento rápido de los precios de la tierra
  • demanda de alimentos en rápido crecimiento, impulsada por áreas urbanas en rápido crecimiento, ingresos y poder adquisitivo crecientes
  • perturbaciones climáticas más frecuentes e intensas asociadas con el cambio climático
  • crisis sanitarias mundiales, perturbaciones económicas y conflictos civiles como la guerra ruso-ucraniana
  • Innovación técnica en agricultura digital.

Los sistemas alimentarios de África continúan evolucionando en respuesta a estos impulsores. Las políticas alimentarias y las estrategias de inversión también deben cambiar. Estamos persiguiendo un objetivo en movimiento.

Papel del liderazgo

El liderazgo es esencial para aprovechar el esfuerzo colectivo, la responsabilidad compartida, la participación de las partes interesadas y la voluntad política para transformar los sistemas alimentarios.

Los líderes políticos pueden pisar el acelerador o pisar el freno. La naturaleza compleja de nuestros sistemas alimentarios requiere que los actores clave, incluidos los gobiernos nacionales, las agencias internacionales, la sociedad civil, las organizaciones de agricultores y el sector privado, trabajen juntos hacia el objetivo común.

Los gobiernos y los organismos regionales están en el centro de las intervenciones de los sistemas alimentarios.

Brecha de inversión

La financiación es el combustible necesario para acelerar la transformación. Según estimaciones recientes de New Growth International , una empresa de consultoría de gestión basada en redes, la transformación de los sistemas alimentarios en África requiere hasta 77 000 millones de USD al año del sector público y hasta 180 000 millones de USD del sector privado.

La movilización de financiamiento a escala requiere que los gobiernos africanos:

  • definir prioridades
  • comprometerse a financiar acciones prioritarias
  • mejorar la coordinación entre el gobierno y el sector privado
  • garantizar la buena gobernanza y la rendición de cuentas.

Capacidades y capacidades

África debe invertir en capacidades y capacidades humanas, institucionales y de todo el sistema a nivel nacional. Los esfuerzos de desarrollo de capacidades deben estar guiados por siete principios básicos: propiedad y liderazgo del país; alineación con las necesidades y prioridades nacionales; uso de sistemas nacionales y experiencia local; no hay tácticas de “talla única”; enfoques multinivel; y responsabilidad mutua.

También observamos que, aunque la capacidad de investigación agrícola ha aumentado en un 90 % entre 2000 y 2016, ha habido una disminución de la inversión pública en los sistemas de investigación agrícola. Esto amenaza la capacidad de África para adaptar las últimas tecnologías a las condiciones locales.

Una llamada a la acción por la seguridad alimentaria

Es urgente transformar los sistemas alimentarios africanos y mundiales para hacerlos más resistentes y sostenibles. El fracaso no es una opción.

La transformación requerirá un enfoque coordinado de los gobiernos, los socios para el desarrollo, el sector privado y la sociedad civil. Es hora de poner en práctica las estrategias cuidadosamente diseñadas, las reformas de políticas y los planes de inversión destacados en el último informe.

Este artículo fue escrito por Edward Mabaya , profesor de investigación en la Universidad de Cornell; Robert B. Richardson , profesor de desarrollo sostenible en la Universidad Estatal de Michigan; y Thomas Jayne , profesor de economía agrícola, alimentaria y de recursos en la Universidad Estatal de Michigan. Se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Artículo en inglés