Vainas de cacao
Imagen de Maliflac en Pixabay
Suelos TEMAS

Cultivo de cacao a la sombra, puede ayudar a mitigar el cambio climático

El chocolate es una delicia y rara es la persona a la que no le encanta consumirlo de vez en cuando. Sin embargo, la industria que lo produce ha estado causando graves daños al medio ambiente, especialmente a través de la deforestación a gran escala en el cinturón tropical.

Grandes áreas de bosque han sido taladas para dar paso a las plantaciones de cacao y la demanda de chocolate y otros productos derivados del cacao sigue en aumento. El mercado mundial de granos de cacao se estimó en alrededor de $ 10 mil millones en 2018 y se espera que crezca en los próximos años. Mientras tanto, se pronostica que el mercado mundial de chocolate alcanzará los $ 140 mil millones para 2024.

Sin embargo, resulta que los agricultores pueden haber estado cultivando mal los granos de cacao. Según un nuevo estudio, el cultivo de granos de cacao bajo las copas de varios árboles que quedan intactos en las plantaciones no solo aumenta el rendimiento, también puede aumentar la capacidad de los árboles para el almacenamiento de carbono, lo que puede ayudarnos en nuestra lucha contra el cambio climático.

El chocolate está hecho de cacao, que es producido por un árbol tropical que crece en áreas donde las temperaturas oscilan entre 20° C y 35° C. Los árboles de cacao producen vainas grandes con frijoles en su interior. Los granos se recogen, fermentan, tuestan y muelen antes de enviarlos a un procesamiento posterior para hacer chocolate.

Muchos agricultores prefieren cultivar frijoles a la luz directa del sol para aumentar sus rendimientos. Estos agricultores talan otros árboles y sus copas para no competir con sus árboles de cacao por nutrientes y luz solar. Esta práctica tradicional requiere muchos fertilizantes químicos y pesticidas, lo que degrada la calidad del suelo con el tiempo.

Sin embargo, en lugares como el Amazonas de Brasil, muchos árboles de cacao se cultivan bajo las copas de varios árboles, lo que ayuda a proteger las plantas de cacao de la exposición a demasiado sol. La práctica también puede mejorar las condiciones ambientales en estas áreas y mejorar el contenido de materia orgánica del suelo.

A pesar de que el cacao que produce bajo el sol puede producir mayores rendimientos a corto plazo, los investigadores detrás del estudio han encontrado que las plantas de cacao cultivadas a la sombra de los árboles producen los mismos rendimientos al final.

“Si bien varios estudios encontraron una disminución, otros no informaron ningún efecto negativo del árbol de sombra sobre el rendimiento”, informaron los autores del estudio.

“Claramente, la identidad de especies de los árboles de sombra, la intensidad del sombreado y la densidad de siembra del cacao están influyendo en el resultado de las comparaciones del sistema agroforestal”, explican. “Sin embargo, nuestros datos parecen indicar que el sombreado no impide la productividad y el rendimiento del cacao de manera significativa”.


La práctica de producir cacao a la sombra conlleva un claro beneficio para el planeta: los árboles retienen mucha más capacidad de almacenamiento de carbono que puede ayudar a mitigar el calentamiento global. Si se permite que diversos árboles con sus copas prosperen en las áreas de cultivo de cacao, queda una biomasa más grande en el lugar para almacenar carbono tanto por encima como por debajo del suelo.

El cultivo de sombra no es una práctica radicalmente nueva. Ya es una práctica establecida con plantas de café, a las que no les gusta exponerse directamente al sol. Esto es especialmente cierto en el caso de las plantas de Arábica más sensibles, que tienden a prosperar a mayor altitud en las zonas tropicales.

“Aunque la fijación de carbono de todo el sistema es mucho menor en diversos agroforestales de cacao que en bosques primarios, sin embargo, es mayor que en monocultivos perennes o cultivos anuales”, escriben los autores del estudio.

“La enorme contribución de los árboles de sombra a la biomasa, el almacenamiento de carbono y el secuestro anual de carbono, tanto sobre el suelo como bajo tierra, enfatiza la importancia del papel de los árboles de sombra en los ecosistemas agroforestales en nuestro estudio”, agregan.

Los investigadores sugieren que los productores de cacao deberían recibir apoyo para que puedan pasar a la agricultura de sombra. El mayor almacenamiento de carbono no será el único beneficio. Un monocultivo de cacao en el que otros árboles han sido talados conduce a la degradación del suelo. También hace que los árboles de cacao sean más susceptibles a las sequías y enfermedades.

Por Darunee Sukanan. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario