Dietas basadas en plantas, más saludables y ecológicas

Las dietas basadas en plantas se consideran ampliamente más saludables y mejores para el medio ambiente que las basadas en carne, pero no todas las dietas basadas en plantas son iguales. Los alimentos integrales saludables a base de plantas, como las frutas y las verduras, son mejores para nosotros y para el medio ambiente que los alimentos no saludables a base de plantas, como los cereales refinados y las bebidas azucaradas.

El consumo de este último no solo puede conducir al aumento de peso y al síndrome metabólico, sino que la producción de cultivos también requiere más tierras de cultivo y fertilizantes, según investigadores de Harvard TH Chan School of Health y Brigham and Women’s Hospital.

Si bien, como era de esperar, las carnes rojas y procesadas tuvieron los impactos ambientales más altos de todos los grupos de alimentos en el estudio, se descubrió que el cultivo de ciertos cultivos comunes producía la mayor cantidad de gases de efecto invernadero y al mismo tiempo requería la mayor cantidad de agua, tierras de cultivo y fertilizantes. .

“Las diferencias entre las dietas basadas en plantas fueron sorprendentes porque a menudo se las presenta como universalmente saludables y buenas para el medio ambiente, pero hay más matices que eso”, explica Aviva Musicus, investigadora postdoctoral en el Departamento de Nutrición de Harvard Chan School quien fue autor del estudio .

“Para ser claros, no estamos afirmando que las dietas basadas en plantas menos saludables sean peores para el medio ambiente que las dietas basadas en animales. Sin embargo, nuestros hallazgos muestran que las dietas basadas en plantas pueden tener diferentes impactos en la salud y el medio ambiente”, dice Musicus.

No todas las dietas basadas en plantas son iguales

Se sabe desde hace mucho tiempo que los diferentes tipos de dietas basadas en plantas tienen varios efectos en la salud, y las dietas más ricas en granos integrales, frutas, verduras, nueces, legumbres, té y café se asocian con un riesgo reducido de enfermedades crónicas como la enfermedad cardiovascular y tipo 2 diabetes. Al mismo tiempo, sin embargo, las dietas basadas en plantas con alto contenido de granos refinados, papas, dulces, jugos de frutas procesados ​​y bebidas azucaradas están asociadas con un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

El nuevo estudio ahora indica que estas dos dietas diferentes basadas en plantas también tienen impactos ambientales marcadamente diferentes. Los científicos aprendieron esto después de analizar la ingesta de alimentos de más de 65,000 participantes y examinar las asociaciones de sus dietas con los resultados de salud y los impactos ambientales.

Los investigadores clasificaron las dietas de los participantes en función de varios índices dietéticos, otorgando puntajes más altos en la categoría poco saludable a los granos refinados, bebidas azucaradas, jugos de frutas, papas y dulces/postres, mientras que en la categoría saludable dieron puntajes más altos a las frutas, verduras, granos, nueces, legumbres, aceites vegetales y té/café.

“Los participantes que consumieron dietas saludables a base de plantas tenían un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, y esas dietas tenían menos emisiones de gases de efecto invernadero y uso de tierras de cultivo, agua de riego y fertilizantes nitrogenados que las dietas que eran más altas en alimentos no saludables de origen vegetal y animal”, explican los científicos.

“Los participantes que consumieron dietas poco saludables basadas en plantas experimentaron un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, y sus dietas requerían más tierras de cultivo y fertilizantes que las dietas que eran más ricas en alimentos saludables de origen vegetal y animal”, aclaran.

Aunque estos hallazgos no serían nuevos para las personas familiarizadas con la ciencia de la nutrición, ayudaron a reforzar los hallazgos de estudios anteriores que muestran que las dietas fuertemente basadas en animales tienen mayores impactos ambientales adversos que las dietas basadas en plantas.

Concusión

La conclusión de este nuevo estudio es que, por el bien de nuestra salud y el medio ambiente, no es suficiente simplemente cambiar de una dieta basada en animales a una basada en plantas; más bien, también debemos seleccionar una dieta saludable basada en plantas.

“Debido a que la salud humana depende en última instancia de la salud del planeta, las futuras pautas dietéticas deben incluir una consideración matizada de la sostenibilidad ambiental y reconocer que no todas las dietas basadas en plantas confieren los mismos beneficios para la salud y el medio ambiente”, enfatiza Daniel Wang, profesor asistente en el Departamento de Nutrición en Harvard Chan School, quien fue coautor del estudio.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés