En el agua
Imagen de Yannick Lepère en Pixabay
ECONCIENCIA Vida Consciente

No eres un robot!!! Cómo experimentar con una vida libre de relojes

Ayer a las 2 am en el Reino Unido, los relojes retrocedieron. En todo el país, algunos habrán disfrutado de una hora extra en la cama para un relajado descanso dominical; otros habrán olvidado el cambio de hora y llegaron demasiado temprano para una cita o una reunión familiar. Otros más habrán resoplado y resoplado silenciosamente con leve irritación por tener que cambiar cualquier reloj no digital en su hogar. En todo el mundo, más de 70 países más ya han cambiado sus relojes o lo harán pronto.

Cuando era niño, estaba fascinado con los cambios de reloj. Me pregunté qué pasaba con la hora que perdíamos cada primavera, y qué hacía la gente con su hora extra en otoño. Una vez leí un cuento en el que una pareja se empeñaba en hacer algo romántico con su hora extra cada otoño; es una idea preciosa, pero por supuesto, basada en una falsedad.

Realmente no perdemos una hora en primavera ni ganamos una hora en otoño; nuestro día todavía tiene las mismas 24 horas, artificialmente nombradas. Sin embargo, estamos tan acostumbrados a que nuestras vidas se rijan por la tiranía del reloj que nos olvidamos: no siempre fue así.

La humanidad siempre ha medido el paso del tiempo de alguna manera, ya sea a través de la comprensión del tiempo solar en las civilizaciones antiguas hasta los relojes de sol y similares durante gran parte de la historia registrada. No fue hasta el siglo XIV que se inventaron los primeros relojes mecánicos, y no fue hasta el siglo XVII que se empezó a utilizar el reloj de péndulo. Incluso en la década de 1800, la mayoría de la gente vivía con sólo una aproximación del tiempo. Mientras tanto, Greenwich no se estableció hasta 1884. No fue hasta entonces cuando realmente comenzamos a ser gobernados por el reloj.

Piénsalo. La tiranía del reloj, tal como la entendemos hoy, solo ha existido durante los últimos 136 años. Antes de eso, la mayoría de las personas seguían los ritmos naturales del sol y sus propios ritmos circadianos internos, confiando en la naturaleza para darles señales de tiempo y proporcionar cualquier estructura necesaria para su día.

¿No te preguntas a veces cómo sería vivir sin mirar el reloj, solo por un tiempo?

Experimentar con una vida sin relojes

Vivir sin reloj tiene muchos beneficios, aunque sea solo por un día. Siempre que lo he probado, me ha dado una enorme sensación de libertad y un aumento en la creatividad. De repente, hay “tiempo” para jugar con un proyecto creativo, o para sentarse y observar los pájaros, o quedarse despierto hasta el amanecer y maravillarse con la luz cambiante y la novedad de trabajar a las 4 am.

Un día o dos sin relojes restablece tu relación con el mundo que te rodea. Si la única forma en que sabe que la noche está llegando es cuando ve que comienza a oscurecer desde la ventana, no está limitado por la hora a la que debe comenzar a hacer otra cosa, o dejar de hacer lo que sea que lo atraiga en ese momento.

Si puede aguantar más de un día, sus propios ritmos circadianos comenzarán a hacerse sentir. Deja de irte a la cama cuando todavía te sientes bien despierto solo porque el reloj te dice que es hora de dormir. Deja de comer cuando no tengas mucha hambre solo porque el reloj te dice que es la hora del almuerzo.

Acostarse solo cuando está realmente cansado tiende a mejorar la calidad del sueño. Comer solo cuando realmente se tiene hambre tiende a llevar a una dieta más consciente y a una gratitud por la comida, que es tanto fortalecedora como saludable.

La sensación de libertad que descubres al no tener que estar en un lugar en particular, haciendo algo en particular, en un momento determinado, es inmensa. Muchas personas que prueban un día sin reloj informan lo liberador que puede ser este cambio total de mentalidad.

¿Intrigado? A continuación, se ofrecen algunos consejos para aprovechar al máximo su experimento sin reloj.

Consejos para probar una vida sin relojes

1. Elija sabiamente su período de experimento

Claramente, sería sensato elegir un día, o varios días, cuando aún no tenga citas o viajes o cualquier otra cosa programada que dependa del reloj, y cuando no tenga que ir a su lugar de trabajo. A las familias les gusta probar esto durante las vacaciones escolares o los fines de semana.

2. Apague o cubra TODOS sus relojes

Créame, tiene muchos más relojes de los que cree. Elimina cualquier reloj de pared. Apague los relojes digitales junto a su cama, en su cocina, su microondas y en su automóvil. Quítese el reloj y guárdelo en un cajón. Si no puede apagar el reloj en sus dispositivos digitales, esconderlo o, como último recurso, configurarlo en una zona horaria aleatoria con la que no esté familiarizado, de modo que mirarlo no se le haga tentador. Trate de evitar ver televisión, o al menos cualquier cosa como las noticias que probablemente le indiquen la hora.

Vale la pena hacer el esfuerzo de parar todos los relojes de esta manera, porque los miramos mucho más de lo que nos damos cuenta, e incluso una mirada inconsciente del reloj puede obstaculizar la libertad que está a punto de encontrar.

3. Dile a la gente lo que estás haciendo

Dígale a sus amigos, colegas y cualquier otra persona que pueda comunicarse con usted durante su período sin reloj lo que está haciendo. Esto salva su cordura y la tuya: lo último que quieres es que alguien intente concertar una reunión contigo en tal o cual momento o te llame para preguntarte por qué no estás despierto todavía y responder a sus mensajes de texto. Además, decirle a la gente que no tiene reloj tiende a generar conversaciones muy interesantes.

4. Pase tiempo al aire libre

Independientemente del clima, pase al menos parte de su tiempo libre al aire libre. Comenzará a notar los cambios sutiles en la luz del día o el paso del Sol a través del cielo. Aprender a calcular el tiempo de esta manera es muy enriquecedor y genera una sensación de asombro. Si puede pasar suficiente tiempo sin reloj, también aprenderá a estimar cuánto tiempo ha transcurrido, algo que es notoriamente complicado de hacer al principio. Pero recuerde, está estimando el tiempo solo para su propio placer; no estás siendo gobernado por ella.

5. Sea consciente de cómo se siente el tiempo

Una de las cosas más interesantes de un período de vida sin reloj es que te sintoniza con cómo percibimos el tiempo de manera tan diferente en diferentes circunstancias. Todos estamos familiarizados con la noción de que ‘el tiempo vuela cuando te diviertes’, o que el tiempo se arrastra cuando estás atrapado en una situación aburrida.

Sin un reloj, lo único que tienes es tu percepción de cuánto tiempo has pasado haciendo algo, y tu propia percepción de lo atractivo o aburrido que es te dirá si es hora de seguir adelante o no. La comprensión de estas sensaciones sintoniza sus instintos para lo que realmente importa en la vida.

6. Tenga un proyecto en mente, pero no sea esclavo de él

Si es la primera vez que no usa el reloj, es útil que tenga en mente algo que quiera hacer, ya sea un proyecto creativo, una tarea de bricolaje, jardinería, una actividad al aire libre, juegos de mesa con los niños, lo que sea. De repente, enfrentarse a una gran cantidad de tiempo puede ser intimidante al principio, por lo que es útil tener algo en mente en lo que se va a concentrar.

Sin embargo, la clave es dedicar el tiempo que desee a este proyecto. Sabrá cuándo es el momento de iniciarlo y detenerlo y quizás reiniciarlo nuevamente. Y si no terminas haciéndolo, ¿a quién le importa? Es tu momento, úsalo como desees.

Por Nikki Harper. Artículo en inglés.

Acerca del Autor

Nikki Harper

Nikki Harper es escritora espiritualista, astróloga y editora de Wake Up World.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Nikki Harper

Nikki Harper es escritora espiritualista, astróloga y editora de Wake Up World.