Desarrollo Sustentable Temas-Especiales

Comercio Justo, una alternativa que ataca la raíz de la crisis socioambiental

El 8 de mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo. La celebración de este día es una iniciativa de la Organización Mundial de Comercio Justo (World Fair Traid Organization (WFTO), que funciona en más de 70 países.

El Comercio Justo es una forma alternativa de comercio. Una relación de intercambio comercial basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de los pequeños productores y trabajadores marginados, especialmente del Sur.

El Comercio Justo afortunadamente ha crecido de forma exponencial y hoy es un verdadero movimiento global, con más de un millón de pequeños productores y trabajadores, que participan través al menos 3000 organizaciones de base y sus respectivas estructuras en más de 50 países del Sur. Sus productos se venden en miles de Tiendas del Mundo o Tiendas de Comercio Justo, supermercados y muchos otros puntos de venta en el Norte y, cada vez más, en tiendas del hemisferio Sur.

Pero el Comercio Justo es mucho mas que un intercambio comercial. Su existencia demuestra que una mayor justicia en el comercio mundial es posible. Expone lo necesario y posible que es un cambio en las reglas y prácticas del comercio convencional y muestra cómo es posible realizar negocios exitosos sin la necesidad de explotar a las personas.

El Comercio Justo pone en evidencia cómo los países centrales podrían colaborar con el desarrollo de los países del tercer mundo con la decisión política de establecer relaciones comerciales éticas y respetuosas, las que favorecerían a un crecimiento sostenible de las naciones y de los individuos.

El comercio justo está íntimamente relacionado con otros conceptos que debemos tener siempre presentes, como el Consumo responsable, la soberanía alimentaria, la economía ecológica, la responsabilidad social o la Ciudad justa, sólo por poner algunos ejemplos.
Los principios que defiende el comercio justo son:

Los productores forman parte de cooperativas u organizaciones voluntarias y funcionan democráticamente.
Libre iniciativa y trabajo, en rechazo a los subsidios y ayudas asistenciales (de alli la frase del comercio justo: «Comercio, no ayuda»).
Rechazo a la explotación infantil.
Igualdad entre hombres y mujeres.
Se trabaja con dignidad respetando los derechos humanos.
El precio que se paga a los productores permite condiciones de vida dignas.
Los compradores generalmente pagan por adelantado para evitar que los productores busquen otras formas de financiarse.
Se valora la calidad y la producción ecológica.
Cuidar del medio ambiente
Se busca la manera de evitar intermediarios entre productores y consumidores.
Se informa a los consumidores acerca del origen del producto.
El proceso debe ser voluntario, tanto la relación entre productores, distribuidores y consumidores.
Quienes consideramos que la raíz de la crisis socioambiental que se cierne sobre el Planeta, es el sistema económico financiero que rige las decisiones de la gran mayoría de los países del mundo, basado en un consumismo exacerbado y descontrolado, quienes creemos en la necesidad urgente de un cambio de paradigmas que reconviertan a las sociedades humanas hacia un nuevo modelo, mas justo y solidario, encontramos en el Comercio Justo una importante alternativa que debemos apoyar.

Ricardo Natalichio
Director
www.ecoportal.net

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario