Derechos Humanos Pobreza

McDonald’s: de la comida basura al trabajo porquería

Por Esther Vivas

Lo que comemos, aunque no lo parezca, viene condicionado por la clase social. Quién más tiene, puede optar a una comida de mayor calidad. Quién estudia, porque se lo puede permitir o mediante becas, tiene más criterio a la hora de juzgar el actual sistema agrícola y alimentario. Cuando, hoy, nos quieren ignorantes y buscan convertir la educación en un privilegio, esto implica condenarnos a la pobreza, a trabajos precarios y a una alimentación deficiente. Unas pocas empresas, como McDonald’s, están dispuestas a aumentar sus beneficios con ello.

Varios informes señalan que a menos ingresos peor alimentación. El Libro Blanco de la Nutrición en España, 2013, indica cómo la crisis modifica los hábitos de compra empujando al consumidor a opciones más económicas. El consumo de galletas, chocolates, bollería y pastelería es de los que más ha aumentado en los últimos tiempos. Con la crisis, la dieta de quienes menos tienen se deteriora rápidamente. Se compra poco y barato y se come mal.

No en vano, en Estados Unidos quienes sufren mayores problemas de obesidad son las comunidades afroamericanas y latinas. Las mismas que configuran el ejército de precarios y trabajadores de las cadenas de comida rápida. En el Estado español, las comunidades autónomas con mayores índices de pobreza, como Andalucía, Canarias y Extremadura, concentran las cifras más elevadas de población con exceso de peso.

McDonald’s, sin embargo, no es la excepción sino la norma. Burger King, Kentucky Fried Chicken, Subway, Pizza Hut son otras multinacionales que siguen dicho patrón. Anteayer, sus trabajadores en Estados Unidos se rebelaron. Más de cien ciudades, como Nueva York, Chicago, Boston, Detroit, Houston, Los Ángeles, acogieron huelgas y protestas de los empleados del sector de la comida rápida. Su demanda: un aumento salarial. Pasar de los 7,25$ (5,3€) la hora a los 15$ (11€). Las condiciones laborales en estos centros son tan precarias, de las peores, que muchos de sus trabajadores tienen que recurrir a otros empleos y aún así dependen de las ayudas sociales para llegar a fin de mes. En verano pasado, hubo ya una primer movilización. Ahora, se ha extendido a más ciudades.

Una jornada histórica. Las movilizaciones en el sector son escasas, debido a las dificultades para organizarse en el lugar de trabajo. Cualquier intento de coordinación sindical es fuertemente reprimido. Pero estas protestas apuntan a un nuevo tipo de lucha que suma a trabajadores precarios, sindicalistas y activistas vecinales. Todo un ejemplo.


En el Estado español, McDonald’s también ha sido foco de protesta. Sus prácticas laborales, a la par que "culinarias", son internacionales. En 2007, en el McDonald’s Estación en Granada empezó una lucha sindical que dura hasta el día de hoy. Sus trabajadores se organizaron para exigir condiciones laborales dignas. Despidos, reducciones de contrato, presión psicológica, vacaciones impuestas, lista negra… fue la respuesta. La lucha continúa en pie. Y a pesar de la presión de la empresa y la discriminación sindical, se han conseguido mejoras laborales para el conjunto de la plantilla. Una protesta que ha contado con apoyos y jornadas de movilización contra McDonald’s en el resto del Estado.

Un trabajo digno implica una vida digna y una comida digna. McDonald’s significa justo lo contrario. McMenús y McSalarios, no gracias.

Ecoportal.net

Esther Vivas

www.esthervivas.com

Acerca del Autor

Esther Vivas

Esther Vivas Esteve (Sabadell, 1975)1​2​ es una periodista y autora de diversos libros y publicaciones sobre movimientos sociales, consumo responsable y maternidades.
Ha participado en el movimiento antiglobalización y contra la guerra en Barcelona, así como en distintas ediciones del Foro Social Mundial, el Foro Social Europeo y el Foro Social Catalán. En la actualidad, sus posiciones políticas se integran en el independentismo catalán.
En 2009 participó como cabeza de lista en la candidatura de Izquierda Anticapitalista a las elecciones al parlamento europeo, recibió 19.880 votos (0,13%). También concurriría como cabeza de lista en la elecciones catalanas del año siguiente en la candidatura "Des de Baix" obteniendo un 0,23 % de los votos.
Es miembro del consejo asesor de la revista Viento Sur y del consejo científico de ATTAC-España. Escribe en el diario El Periódico y en Público (España). Algunos de sus artículos han sido criticados por su falta de rigor científico y ha mostrado su respaldo a autores considerados conspiranóicos o anticientíficos, como Sofía Gatica o Teresa Forcades5​. Colabora con varios medios de comunicación en tertulias de análisis político.
Es profesora en el máster de Agricultura Ecológica de la Universidad de Barcelona.
Participó en el Procés Constituent impulsado por Teresa Forcades y Arcadi Oliveres en Cataluña.
Es autora de diversos libros. Su última obra es Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad (Capitán Swing, 2019). Anteriormente ha publicado otras obras, entre las que destaca El negocio de la comida. ¿Quién controla nuestra alimentación? (Icaria editorial, 2014).

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Esther Vivas

Esther Vivas Esteve (Sabadell, 1975)1​2​ es una periodista y autora de diversos libros y...