Salud Temas-Especiales

¿Qué cereales consumes, de los saludables o de los otros? Entérate

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública de México (INSP) y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres encontró que de 371 cereales de caja analizados, el 69% se categoriza como “menos saludable”.

En México, el 58% de las calorías que consumimos proviene de alimentos y bebidas empaquetados, uno de ellos son los cereales de caja que se comen principalmente en el desayuno. Entre la población infantil mexicana, se estima que el 7% de los niños lo consumen diario y de acuerdo Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, casi la mitad de los niños menores de 2 años lo consumieron el día anterior a la aplicación de esta encuesta.

Un estudio y realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública de México (INSP) y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres encontró que de 371 cereales de caja analizados, el 69% se categoriza como “menos saludable”.

En comparación con los cereales más saludables, estos productos son más altos en calorías, azúcares añadidos y sodio. Contienen prácticamente el doble de azúcar (30.6 gramos por 100 gramos en promedio versus 16.6 gramos) y el triple de sodio (473 miligramos en 100 gramos en promedio versus 148 miligramos).

Estos productos son fuertemente publicitados en diferentes medios, incluyendo la televisión, anuncios en calle y puntos de venta, por lo general utilizan elementos atractivos a los niños como personajes propios de la marca, colores llamativos, juegos y regalos.


El empaque también incluye leyendas o declaraciones nutrimentales que engañan a los padres de familia haciendo creer que es un producto saludable por el hecho de contener vitaminas y minerales adicionados, pero no advierten sobre el alto contenido de azúcar y sodio

  • De 371 cereales de caja, 69% no son saludables, son altos en azúcar y sodio, y portan leyendas nutrimentales engañosas que desorientan al consumidor.
  • Estos productos son muy altos en azúcar y sodio, por lo que la industria debe disminuir su contenido como medida de salud pública.
  • Se requiere de un etiquetado que permita a los consumidores identificar los cereales de caja menos saludables.

En un país como México donde la población consume más azúcar y más sodio del que se recomienda, es necesario tomar en cuenta la evidencia científica y las recomendaciones internacionales:

  • Implementar un etiquetado nutrimental frontal que permita a toda la población identificar productos alimenticios altos en azúcares añadidos (libres), grasas saturadas, sodio y calorías, por ser aquellos asociados con daños a la salud.
  • Mejorar la regulación de publicidad, restringiendo el uso de personajes en productos altos en azúcares añadidos (libres), grasas saturadas, sodio y calorías.
  • Monitorear el uso de leyendas o declaraciones nutrimentales, particularmente en productos alimenticios altos en azúcares añadidos (libres), grasas saturadas, sodio y calorías.

Guia de los cereales saludables

La diosa griega Démeter enseñó a los hombres a cultivar la tierra, recoger el trigo y elaborar el pan. Los romanos la llamaron Ceres y de ella deriva la palabra cereal. Gracias a esas semillas los seres humanos llevan milenios viviendo en las zonas templadas del planeta.

La semilla de un cereal es muy alimenticia, pues atesora los nutrientes que darán vida a la planta.

Carbohidratos

Entre la mitad y las dos terceras partes del peso de los cereales en seco corresponden a almidón, precursor de la glucosa, fuente energética del organismo y el cerebro. Se requiere que al menos la mitad de las calorías provengan de este tipo de glúcidos de asimilación lenta. Son ideales para potenciar la actividad física y mental.

Proteínas

Suponen en torno al 10% del peso de los cereales en seco, lo cual es una cifra notable. Su déficit en el aminoácido lisina se compensa tomándolos junto con alimentos ricos en ella, como las legumbres, los productos lácteos o la levadura de cerveza.

Fibra

Se halla en los granos integrales. Su función es estimular el tránsito digestivo, retrasar la absorción de las grasas y la glucosa y favorecer una flora intestinal saludable. Resulta especialmente beneficiosa para las personas con diabetes, obesidad y estreñimiento.

Grasas

Se hallan sobre todo en el diminuto germen de los granos enteros. Su porcentaje es limitado, pero son de muy alta calidad, en su mayoría ácidos grasos esenciales que neutralizan el efecto negativo de las grasas saturadas sobre el nivel de colesterol.



Vitaminas

Los granos integrales son ricos en vitaminas del grupo B, necesarias por ejemplo para la correcta absorción de los carbohidratos que aportan. Estimulan el metabolismo y regeneran los tejidos de las células de la piel y el sistema nervioso, de modo que previenen la ansiedad, la depresión y el estrés. En el germen se encuentra la vitamina E, un gran antioxidante.

Minerales y oligoelementos

Los cereales destacan sobre todo por su aporte de fósforo y magnesio. Entre los oligoelementos sobresalen el hierro, el manganeso, el cinc y el selenio. Los integrales poseen cifras muy superiores a los refinados.

Fuente

Compártelo en tus redes
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!